Luz- Iluminación


Una parte muy importante que debemos dominar para la realización de la fotografía clínica es la Iluminación, es imprescindibles añadir a nuestro equipo uno o varios flashes para compensar la falta de luz que ocasiona cerrar el diafragma.

A continuación, vamos a ver las características básicas  que debemos conocer de un flash:

  • Modos: Manual o Automático (TTL). Aunque es posible controlar de forma manual la potencia de disparo del flash, este método no es recomendado para el usuario inexperto, especialmente en el campo de la macrofotografía. Por ello, recomendamos que el control de la potencia de luz que debe salir en cada imagen para que sea óptima la iluminación lo calcule la máquina de forma automática. Para el mundo macro es crucial un buen control de la potencia del flash, mejor automático que manual, porque cualquier pequeño error puede estropear la imagen por exceso o defecto de iluminación. En la actualidad, los cuerpos de las cámaras y los equipos de iluminación o flashes van equipado con tecnología de control automático (eTTL en Canon, iTTL en Nikon, incompatibles, por cierto) de la cantidad de luz que emite en cada situación concreta, pues al apretar para enfocar el botón de disparo, también la cámara calcula la luz que precisa y se lo trasmite al flash de forma automática (TTL).
  • Preflash: Las máquinas modernas, para ayudar a enfocar y controlar la exposición realizan de forma automática y tan rápidamente que es imperceptible al ojo humano unos pequeños predisparos del flash a baja potencia que permiten el diálogo con la información luminosa previa de los controles necesarios para una correcta exposición. Es por culpa de estos preflashes por lo que no valen los autoflashes económicos esclavos que se disparan al percibir la luz del flash principal, pues se disparan al primer preflash y luego están inoperativos, en carga, cuando llega la ráfaga principal. También, ello es el motivo de las incopatibilidades de los sistemas TTL entre las  marcas, porque cada una hace los preflash de una forma diferente. Por ello, algunos flash esclavos e inhalambricos genéricos tienen distintas opciones de uso automático y debemos probar con cual es compatible nuestra máquina. Si usa un flash compatible que dispone de opciones para adaptar el TTL, sepa que Sn significa Slave Nikon y SC Slave Canon. Otras marcas, usan C1 (Disparo al primer flash que perciba, para su uso de forma Manual) o C2 (Después de los preflash, para su uso en modo TTL).
  • Tipo de conexión: La conexión permite que la máquina le informe al flash de cuando disparar y lo que es más importante, las que son TTL la cantidad de luz que debe emitir en cada disparo, por eso, el conector tiene múltiples contactos en su zapata. Existen, según modelo, diferentes modos de conectar el flash a la cámara. Por medio directo por los contactos de la zapata que se encuentra en la parte superior del cuerpo de la cámara,  por medio de cable en un puerto específico o en la zapata y mediante la tecnología wireless, es decir, sin cables. Todas las máquinas actuales controlan bien y con TTL mediante la zapata o con cable. Pero sólo la gama media y alta de las cámaras modernas controlan de forma Wiresless (sin cable) de forma eficaz y TTL. Cualquier cuerpo de cámara antigua o económica se puede convertir en Wireless colocándole un trasmisor adecuado para cada marca y modelo sobre la zapata del flash.
  • Potencia del flash: También llamado  número de guía, cuanto mayor sea  este valor, más potencia ofrecerá el flash. Debemos tener en cuenta que para la fotografía dental necesitamos un flash muy potente, no valen los tipo LED. Para conocer el alcance del flash tenemos que dividir el valor de número guía entre el valor F (apertura del diafragma). En las fotografía intraoral, dado que tenemos que trabajar con el diafragma cerrado a tope, (por necesidad de obtener suficiente profundidad de campo en tan corta distancia como es el macro) a pesar de que solemos colocarnos muy cerca del paciente, nos debemos de ocupar de que la potencia del flash sea suficiente para compensar tal grado de cierre del diafragma.
  • Velocidad de reciclaje: Es el tiempo que tarda el flash en cargarse para poder realizar un nuevo disparo.
  • Tipo de pilas. Es importante que las pilas sean económicas y con cierta capacidad de almacenaje. Evite pilas de formato extraño y de poca capacidad, máxime si no las hay en formato recargable. Por ello no recomendamos el twin flash de Nikon inhalámbrico en clínicas de alta carga de trabajo. Las tipo +AA que es la más común de todas las pilas son las recomendadas. Y es ideal que disponga de un par de juegos de pilas recargables y de un cargador. Con ello, no tendrá problemas de pérdida de oportunidad de registrar un caso clínico, por fallo de las pilas. Esto es extendible a la propia batería de la cámara. Compre las pilas recargables en tiendas de fotografía con alto capacidad (2.700 mA o más).

A la hora de comprar un flash tendremos que tener claro cuales son nuestras necesidades y adaptarlas al presupuesto que tengamos.

En la próxima entrada vamos a ver las diferentes opciones que hay en el mercado según marca, pero para los que le preocupe la economía, deben saber que existen otras opciones más económicas y con unos resultados buenos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *